Los Periquitos Australianos son fáciles de criar

El periquito australiano es un animal doméstico, el más común de la variedad de loro en todo el mundo. 

Desde 1850 que ha sido criado en cautiverio y desde entonces los criadores han trabajado para la producción de una amplia variedad de colores y mutaciones. 

Los periquitos australianos modernos tienen mayor tamaño que sus primos salvajes. Son tan inteligentes como los grandes loros y prosperan con el estímulo de juguetes e interacción con la gente. 

En cautiverio tienen un promedio de vida de 5 a 8 años, aunque pueden vivir hasta 15 años de acuerdo al trato que se le brinde.

Los periquitos son muy parlanchines

Estas avecitas son unos parlanchines que nunca se cansan, desde la primera luz del día ya se les escucha muy bajito y poco a poco van subiendo el volumen, hasta que llega la tarde cuando comienza a obscurecer y se quedan calladitos. 

¿Se imaginan si continúan emitiendo su sonido toda la noche?. Felizmente eso no ocurre, la naturaleza es muy sabia y los periquitos saben por instinto que tienen que descansar. 

Sus sonidos son muy peculiares, si toman atención son buenos imitadores de otros animales y hasta son capaces de reproducir palabras humanas si se les adiestra adecuadamente. 

En realidad, parece que sostuvieran alguna conversación, tengo un periquito en especial que en ciertos momentos del día se pone en el piso de la jaula y lo siguen dos o tres más formando un círculo como si estuviesen en una reunión importante, emiten sus sonidos entre ellos, es muy interesante y que se prolonga por un buen rato.

Sepa qué le gusta y disgusta a los periquitos


Tener la compañía de un periquito es muy agradable y entretenido, pero es importante también saber qué les gusta y no les gusta a estas avecitas, conocer sus necesidades tanto físicas como psicológicas.

Por ejemplo en este artículo podemos mencionar algunas cosas que les gusta: como el alboroto, la multitud de gente, la música, ver otros pájaros, tomar “baños de sol” pero lo alternan con la sombra, bañarse, probar cosas nuevas que se les coloquen.

En cuanto a las cosas que no les gustan o les molesta es la bulla muy fuerte, que los agarren, los movimientos repentinos y toscos, que les toquen la cola, que se demore su dueño en darles de comer.

El periquito tiene el pico demasiado largo

El pico de los periquitos normalmente se desgasta por el uso, pero cuando esto no ocurre entonces existe alguna deficiencia vitamínica o quizás pueda tener parásitos como ácaros, y le crece desmesuradamente.

Por lo tanto se le debe dar semillas variadas, un complejo vitamínico y fruta. En cuanto al corte, se le puede llevar a un veterinario y también sustituir sus perchas que son de plástico por ramas de árboles, por supuesto que no hayan estado tratados con productos químicos, o también la concha de una sepia, esto ayudará a que afile su pico, además que le aporta calcio.

Nosotros mismos podemos cortarle el pico, aunque lo ideal es identificar la causa del problema. El corte es bastante sencillo, usando un corta uña pequeño se puede hacer esta operación, no es duro y bastante fácil y rápido, solo tener precaución de no cortarle mucho pues podría causarle hemorragia.

En mi caso, se lo corté con mucho cuidado y resultó fácil, solo que lo hice demasiado tarde, pues el periquito horas antes se había atracado su pico en una de las rejillas de la jaula y el continuo esfuerzo por librarse terminó por debilitarlo, cuando quise salvarlo y cortarle su pico, no duró mucho y murió. Por ello, es muy importante cortarle el pico para evitarle algún tipo de accidente que inclusive lo puede llevar a la muerte.

Una cosa más: si se le corta el pico al periquito, crecerá nuevamente.

La vejez del periquito


Un periquito puede tener una vida de 14 a 16 años aproximadamente. Cuando ya está casi en esta edad, se puede observar que lo primero que ocurre es que pierde el interés que tenía por su pareja. Sólo se limita a comer y a dormir. Y duerme todo el día, si bien no mete el pico por debajo de su ala, se le va cayendo la cabeza a tal punto que está por debajo de sus patas si éste se encuentra en uno de sus palitos. 

Su plumaje se torna un poco opaco y muy sucio, sobretodo la parte de donde sale su excremento, ya no se preocupa por la limpieza. A veces ocurre que se le hincha uno de sus ojos y pierde fuerza en sus patas por lo que se vuelve torpe en su desplazamiento y se ayuda del pico para poder movilizarse. Su mirada se vuelve triste y a veces ni reacciona si uno intenta tocarlo, cosa que no ocurre con los jóvenes. 

Por todo, se debe tener mucho cuidado en su mantenimiento, limpieza y alimentación para que el periquito se mantenga lo más tranquilo y en lo posible que viva una vejez feliz, que no le falte nada. Y aunque haya perdido el interés por una pareja, no hay que dejarlo solo, siempre es bueno una compañía, pero asegurarse que el otro periquito no lo moleste y le deje comer.
Se ha producido un error en este gadget.